Los Libros del Tábano | Filosofía en red
317
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-317,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-theme-ver-13.6,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Los libros del tábano

Filosofía en red

Los libros del tábano pretende ser más que un – uno más– proyecto editorial: forma parte de un proyecto filosófico más amplio que denominamos “Filosofía en red”.

Ten(d)emos la red…

Lo que obtengamos no depende de nosotros, sino de aquellos que deseen enredarse.

En cualquier caso, nuestra apuesta discurre por un cauce que no es el de la filosofía administrada. ¿Es una quimera pensar el desarrollo de la filosofía al margen de las expendedurías del Estado? ¿Puede sobrevivir la filosofía bajo la férula? Este ha sido el extravío, el olvido de la filosofía. Del amor que llevaba grabado a fuego en su espalda. Su phylein.

Una hetería, dirán algunos.

Pero hay ahora nuevas formas de ocultarse para filosofar. Que la utopía y ucronía de la red no sea más que un efecto ya contenido en la potencia de la letra es algo que, para nosotros, resulta obvio.

No es sino retornar a la antigua estructura de la ironía: una máscara. Disimulación, en cualquier caso, en la que se sostiene la filosofía desde Descartes. Larvatus prodeo, avanzo enmascarado, escribía. «»Who are you?”, said the Caterpillar.» No; no era un buen comienzo para una conversación, observa Carroll.

Para empezar el elemento, la letra, el libro, los libros. Más o menos duros de pelar. Esas mondas contienen lo esencial: lo que se escribe, lo que está en la superficie. Y aquí lo más elemental está por hacer. Porque para poner en red hay que tra(s)ducir. Lo primero. Que no existe en español una traducción que asegure la tradición filosófica es algo que resulta obvio. Aquí la yuxtaposición no es un término técnico. Amancebar lenguas, rejuntarlas. Transitar el espacio entrelenguas, un trabalenguas en suma. Benjamin lo designaría como la «tarea» (die Aufgabe) del traductor. Asumimos esa tarea y convocamos al lector aquejado de la vieja manía.

Así, en primer lugar, nuestro proyecto editorial se propone facilitar al lector de habla hispana que se interesa por la filosofía el acceso a aquellos textos filosóficos fundamentales que actualmente resultan inaccesibles, bien porque no se dispone de una traducción fiable o nadie se ha dignado nunca traducirlos.