«Sobre la imitación plástica de lo bello» y otros Escritos de Estética | Libros del Tábano
537
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-537,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-theme-ver-13.6,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

«Sobre la imitación plástica de lo bello» y otros Escritos de Estética

 

 

Karl Philipp Moritz: «Sobre la imitación plástica de lo bello» y otros Escritos de Estética

 

Para Alessandro Costazza, este breve texto escrito por Karl Phillip Moritz, el compañero de Goethe en Roma en 1786, constituye la obra fundamental para el desarrollo de las ideas románticas en Alemania. Concretamente, la importancia del ensayo reside en que logra conjugar los dos principios –hasta entonces considerados como excluyentes- de la imitación de la naturaleza y del genio: “El artista nato –escribe Moritz- no se contenta con observar la naturaleza, debe imitarla, tomarla como modelo y formar y crear como él”. La capacidad característica del artista se presenta en Moritz como una Bildungskraft, una capacidad de producción y formación. Lo que determina la centralidad de esta obra es, por lo tanto, este desplazamiento de la estética que, según Todorov, lleva a acentuar la relación de expresión (entre la obra y el artista) y no de representación (entre la obra y el mundo). En el tránsito de la Ilustración al Romanticismo alemán, la obra de arte expresa la coherencia interna y “encuentra el propio fin en sí misma”: una reflexión que anuncia, como señala Abrams, la fórmula kantiana de la “finalidad sin fin” y toda una teología del arte.